viernes, 16 de julio de 2010

¿Por qué hay que sacarle el aire a los bebés?

¿Qué significa que el bebé tiene "gases" o "aire"?

Esto se refiere al aire que se acumula en el estómago del bebé, lo cual ocurre en gran parte mientras traga al alimentarse, pero también pasa cuando llora e incluso mientras respira. Este aire puede hacer que el bebé se sienta lleno antes de haber tomado suficiente leche, y también puede causarle mucha incomodidad.

¿Cómo sabré si el bebé ha tragado mucho aire?

Hay bebés que tragan mucho aire al comer y necesitan eructar después de cada toma. A otros parece no afectarles este problema y casi nunca tienen aire. Es posible que tu bebé haya tragado demasiado aire si se resiste a aceptar el segundo pecho o si suelta el biberón y empieza a llorar. Tal vez notes una expresión de dolor en su carita, y puede que empiece a contraerse o retorcerse, sobre todo si tratas de acostarlo después de comer.

¿Los bebés que maman también tienen gases?

Los bebés que maman suelen tener menos problemas de gas en el estómago que los bebés que se alimentan de biberón. Esto se debe a que ellos mismos logran controlar el flujo de la leche del pecho y chupar más lentamente, tragando menos aire con la leche. Otro motivo es que suelen comer menos cantidad, más frecuentemente, y se les puede alimentar en una posición más vertical, y estas dos cosas reducen la cantidad de aire que se tragan. Pero, aunque amamantes a tu bebé, es probable que tengas que hacerle eructar, sobre todo si come muy rápido o tu leche fluye con mucha rapidez.

¿Qué puedo hacer para que mi bebé trague menos aire al tomar el biberón?

La manera como fluye la leche de un biberón puede hacer que el bebé ingiera aire entre una y otra tragada. Puedes ayudarle a tragar menos aire dándole el biberón en la posición más vertical posible y asegurándote de inclinarlo lo suficiente para que la leche cubra completamente la base de la mamila (tetina).

¿Cómo hago eructar a mi bebé?

Si ves que el bebé está tragando rápidamente, no interrumpas su comida para hacerlo eructar. Probablemente llorará y tragará más aire aún. Aprovecha los intermedios naturales, cuando vayas a cambiar al bebé de un pecho al otro, o cuando él solito suelte la mamila del biberón. Cuando termine de comer, vuelve a sacarle el aire. Una de las maneras más eficaces de hacerlo es dándole palmaditas suaves en la espalda o frotándosela. (Recuerda que, junto con el aire es posible que el bebé saque también un poco de la leche, o sea que ten siempre a la mano una toallita o pañal de gasa para protegerte la ropa.) Hay tres posiciones que normalmente se usan para hacer eructar a los bebés. Pruébalas todas, ya que a cada bebé le funcionará una mejor que la otra.

Sobre el hombro: Coloca al bebé sobre tu hombro sujetándolo con el brazo del mismo lado. En esta posición el bebé tendrá el cuerpo estirado y erguido, lo cual facilita que le salga el aire. Con la otra mano, dale leves palmaditas en la espalda o frótasela.

Sentadito: Sienta al bebé en tu regazo con su cuerpecito inclinado hacia adelante y con la barbilla apoyada en tu mano y el cuerpo en tu brazo. Dale leves palmaditas con la otra mano o frótale la espalda.

Boca abajo, en tu regazo: Siéntate y acuesta al bebé boca abajo sobre tus piernas. Sujétalo firmemente con una mano y frótale o dale palmaditas en la espalda con la otra.

¿Por qué a algunos bebés les cuesta más eructar que a otros?

Si al cabo de unos minutos tu pequeño aún no ha eructado, eso probablemente significa que no necesita hacerlo. Sin embargo, a algunos bebés les cuesta mucho eructar y se ponen muy incómodos, lo cual significa que debes ser persistente. Tal vez, debido a la inmadurez de su sistema digestivo, el aire siga su curso hacia los intestinos, dificultando que suba. Puede que tengas que aumentar la intensidad de las palmaditas y probar varias posiciones hasta que escuches un buen eructo. Asimismo, hay bebés que aparentemente sólo liberan el aire a través del hipo.

¿No es bueno darle agua de anís u otra medicina?

Si el bebé padece de mucho aire o gases, tu médico podría recomendarte alguna medicina especial, que también sirva para tratar los cólicos. Algunas de estas medicinas tienen un efecto "antiespuma", y funcionan haciendo que el gas salga en burbujas más grandes en lugar de en muchas burbujas pequeñitas, las cuales pueden quedar atrapadas en el estómago.

El agua de anís y otras infusiones son remedios caseros antiguos y, supuestamente, ayudan a eliminar los gases. El problema es que hasta los seis meses de edad no se recomienda darle ninguna otra clase de líquidos al bebé, ya que, además de poder hacerle daño, éstos ocupan el lugar de la leche que necesitan para estar bien nutridos y desarrollarse.

Acuérdate que, a medida que el bebé vaya creciendo y se empiece a mover más, encontrará una posición cómoda y eructará por sí solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada